Wednesday, May 31, 2006

Anoche



El viento oscilaba entre tibio y fresco. Por la velocidad del carro daba la impresión de un ululeo melancólico. Pude pensar en miles de cosas mientras la radio tocaba lamento boliviano.Con las ventanas abiertas pude cantar junto con el viento: "Es mi situación una desolación, es como un lamento, lamento boliviano que un día empezó y no va a terminar..."

Afuera había nubes obscuras, cargadas de lluvia que amenazaban con empaparme pero la obscuridad se tornaba amiga mientras la atravesaba con mi carro y me abría las puertas de su corazón, entonces aparecieron las primeras estrellas que modelaban sus vestidos de lentejuela plateada.

Y ahí, en medio de ese refugio impensable mientras cantaba una canción de mi adolescencia, me crecieron alas de viento y supe que podría ser libre, que era libre.

Gracias Papá Dios.

Tuesday, May 16, 2006

Para llegar a Ti

Para llegar a Ti basta escucharte,
despojarme de palabras inutiles,
vestirme de silencio, asomar primero
y divisar luego el horizonte de tu espacio.

Después, arrojarme toda, anegándome
de tu vastedad de nieve y llanto,
y en la complicidad de diálogo escondido
escuchar Tu risa de anciano.

Para llegar a Ti basta abrirme el pecho
y cerrar los labios, matar la prisa,
vencerme un tanto.

Y asi descubir Tu presencia escondida
en la noche y en la cigarra
que canta del pueblo olvidado.

Monday, May 15, 2006

lluvia

Llovió toda la noche. Acostada en mi minúscula habitación escuchaba el tcht, tcht, tcht de la lluvia. Pensaba anoche en Apaseo, de como llovía todo el tiempo y hasta el alma se me empapaba de una tristeza que no podía describir. Me sentía sola. Pero no de soledad sino de nostalgia. Extrañaba lo familiar, las tortillas de harina de mi casa, la guitarra bohemia de los tíos y mi hermano, el acento golpeado del norte.

Anoche pude probar a Apaseo con una amargura en la garganta y un nudo en el corazón. "No sé soñar" me dije y luego me lo reproché infinitamente. Fueron precisamente mis sueños los que me han traído a esta minúscula habitación y me hacen levantarme de madrugada.

Tcht, tcht, tcht..."¿Dónde estarán las otras?

Tcht, tcht, tcht..."¿Por qúe me habrá llevado Dios ahí?"

Tcht, tcht, tcht..." ¿Aprendí algo?

Dios mío, manda un frente frío

Sunday, May 07, 2006

Ñoñerías

A veces es dificil creer que el tiempo haya pasado tan rápido. No me asusta el tiempo, sólo los minutos echados a la nada. Mi mamá diría que es tiempo de hacer algo, pero no, me gusta la guevachatéz. Tengo el ático lleno de cosas que no sé si volveré a ocupar y el corazón de deseos que se contradicen unos con otros y se pelean, y de tan ofendidos que no se vuelven a hablar hasta que la loca de la casa se harta y recita: "Me gustas cuando callas porque estás como ausente..." y luego ya todos se contentan. Son las 9:24 de la mañana. Hace un calor digno del Inferno de Dante.