Sunday, May 07, 2006

Ñoñerías

A veces es dificil creer que el tiempo haya pasado tan rápido. No me asusta el tiempo, sólo los minutos echados a la nada. Mi mamá diría que es tiempo de hacer algo, pero no, me gusta la guevachatéz. Tengo el ático lleno de cosas que no sé si volveré a ocupar y el corazón de deseos que se contradicen unos con otros y se pelean, y de tan ofendidos que no se vuelven a hablar hasta que la loca de la casa se harta y recita: "Me gustas cuando callas porque estás como ausente..." y luego ya todos se contentan. Son las 9:24 de la mañana. Hace un calor digno del Inferno de Dante.

1 comment:

Anonymous said...
This comment has been removed by a blog administrator.