Friday, June 23, 2006

Velando junto a su cama



La luna de Lorca
vestida de gala
velaba a un lado
de tu ventana.

Guitarras espanolas,
guitarrones mexicanos
y tambores indios
aguardaban.

El mundo entero callaba
mientras sosteniamos
el aliento
en completa calma.

La luna, luna,
miraba.

Mi corazon, mi alma
esperaban.

Tu palidez de alba
reflejaba la paz
de tu alma.

La luna, luna,
miraba.

Mi corazon, mi alma
esperaban.

No te vayas!,
te pedia,
te rogaba
y luego a ratos
rezaba:
"Dios, ya esta contigo,
que caso tiene
llorarla,
inquietarla,
amarrarla"

Pero es tan largo el olvido.

La luna, luna,
miraba.

Mi corazon, mi alma
esperaban.

De repente,
un silencio,
uno mas largo que todos

Un silencio de amor
y un suspiro franciscano:

Esta bien, "hermana muerte,
bienvenida a nuestra casa"

Adios hermana Nancy,
pero...
recuerdanos siempre que

"El amor nunca se pasa"