Monday, July 10, 2006

Pues bien, he empezado la maestría en teología. El primer día tuve una experiencia que sobrepasa a la visión de Isaías en el templo...

He azotado cual elegante vaca. Lo que pasó es que no noté el escalón al abrir la puerta del baño. Y despúes de todo, ¿para que poner un escalón en un lugar tan innecesario, que convierte el inodoro en un verdadero trono?

Sea cual sea la respuesta, el caso es que no lo ví, y he azotado con una elegancia vacuna digna de la granja del Old McDonald...imagínate, de rodillas, cara dentro del inodoro, me raspé los codos y me disloqué un dedo...Obviamente, primero me cercioré que nadie me hubiera visto, y ya después me sobé.

Hablando del dedo, parentesis aparte, corrí a mostrarle a una estudiante de teología que es oftalmóloga de profesión. Ya sé. Mis compañeros también se burlaron porque me dijo: "A ver, déjame ver" Pero no, para ser oftalmóloga tuve que ser primero médico general, ¿no?

En fín, me lastimé más el orgullo.

No comments: