Saturday, November 04, 2006

¿Discípula o seguidora?

Hoy leía un libro para la clase del noviciado que se titula "discipleship" y habla precisamente del llamado al discipulado. Hubo ciertos puntos en la lectura que me hablaron profundamente quizás por los eventos del día de hoy. Hubo una cita bíblica que saltó del libro a mi corazón:

" Si alguien no quiere cargar su cruz y seguir mis huellas no es digno(a) de mí"

Esto me llega la corazón porque yo deseo seguirlo pero parece que no deseo cargar la cruz. Creo que no es intencional, quizás es solo cobardía. Tengo en mí la inteligencia necesaria para comprender la profundidad del mensaje y sin embargo no lo aplico. ¿Qué me pasa? Es en este punto en que me siento "atorada" espiritualmente:

"El concepto de una fidelidad que trasciende toda presión familiar, basado en el valor trascendental del Reino, debe haber tomado un colorido particular en las mentes de los discípulos en cuanto a que entendieron el adviento inminente del Reino como conllevando la destrucción del viejo orden de las cosas."

Yo creo que es verdad, no podemos recibir la vida nueva a menos que hayamos sometido la vieja. ¿Cómo ser llenados si no hemos sido vaciados? La frase: "Sígueme y te haré pescador de hombres" conlleva precisamente ese abandono a la voluntad de Dios que tanto me falta. Es como si a momentos tuviera ciertos ataques de lucidez, pero el resto del tiempo estoy instalada en la cobardía.

Y es que reconozco que Dios me llama a más, a crecer más, a dar más, pero cada paso duele. Es como cuando mis alumnitos me dicen: "Sister, me duelen las piernas" y yo les respondo: "Acuérdate que duelen porque estamos creciendo" Pero me cuesta tanto aplicarlos a mi propio crecimiento. Me siento agradecida con Dios porque al volver la vista (y leer mis diarios) puedo ver que he crecido enormemente (no que sea super madura, pero es que ERA super inmadura.) Ahora puedo evaluar la situación con las MGSpS y puedo ver que me faltó madurez para vivir esa vida. Aunque también sé que no era mi camino...Sé ahora que Dios me llamaba a amarlo y serle fiel en las cosas sencillas. No podemos transplantarnos a menos que Él así nos lo pida. A mi me llamaba a amarlo dentro de mi realidad fronteriza. Me llamaba a terminar la carrera (aunque yo quería darle lo más de mi juventud, me faltaba preparación espiritual, académica, emocional) y sucedió que terminé amando la frontera, las carreteras tejanas, el calor del desierto, los crudos inviernos, las Hermanas locales) No necesitaba irme lejos para servirle..."Aquí te amo, en los obscuros pinos se desenreda el viento" diría Neruda.

Yo quiero ser discípula y no simplemente seguidora. Pero debo estar dispuesta a vender todo lo que tengo (interiormente) que es más dificil que lo material. Quizás entonces y sólo entonces podré ser digna de seguirle.

No comments: