Thursday, November 02, 2006

Donde el corazón te lleve (Susanna Tamaro)

Creo que éste parrafo de la novela de Susanna Tamaro explica en dónde me encuentro en cuanto a mi vida espiritual en estos momentos. Cómo quisiera que aquellos en Oaxaca lo entendieran. Que Dios nos bendiga, nos proteja y toque los corazones de quienes no ceden, sea el gobierno, la izquierda, la derecha, la represión...Quienes sufren son nuestros niños que no pueden asistir a las escuelas cerradas por las protestas. Jesús Maestro, ayúdanos.

******************************************************************************


"¿Por qué será que las verdades más elementales resultan las más difíciles de comprender? Si yo hubiera comprendido entonces que la primera cualidad del amor es la fuerza, los hechos probablemente se habrían desarrollado de otra forma. Pero para ser fuerte es necesario amarse a uno mismo; para amarse a uno mismo es necesario conocerse en profundidad, saber todo de uno, incluso las cosas más escondidas, las más difíciles de aceptar.

¿Cómo se hace para cumplir un proceso de esa clase mientras la vida con su ruido te empuja hacia adelante? Lo puede hacer desde el principio sólo quien posee dotes extraordinarias. A los mortales comunes, a las personas como yo, no les queda más que el destino de la vajilla de cobre y las botellas de plástico.

Alguien-o el viento-de golpe te arroja en el curso de un río; gracias a la materia de que estás hecho, en lugar de irte al fondo te mantienes a flote; eso ya te parece una victoria y así, enseguida comienzas a correr; te deslizas con agilidad en la dirección en que te lleva la corriente; cada tanto, debido a un nudo de raíces o a alguna piedra, te ves obligado a hacer un alto; estás allí un poco, golpeado por el agua, que después sube, y tú te liberas, sigues adelante; cuando el río está tranquilo, permaneces arriba, cuando hay rápidos, estos te sumergen; no sabes hacia dónde vas ni te lo preguntas alguna vez; en los trechos más tranquilos tienes oportunidad de ver el paisaje, los terraplenes, los matorrales; más que detalles, ves las formas, el tipo de colorido, vas demasiado aprisa como para ver otra cosa; luego, con el tiempo y los kilómetros, los terraplenes bajan, el río se ensancha, todavía tiene márgenes! pero cada vez menos.

"¿Hacia dónde voy?", te preguntas entonces, y, en ese momento, delante de ti se abre el mar. Gran parte de mi vida fue así. Más que nadar, avancé a tientas. Con gestos inseguros y confusos, sin elegancia ni alegría, sólo logré mantenerme a flote."
Susanna Tamaro

No comments: