Thursday, January 31, 2008



I used to love this movie when I was a child. Of course it was already a classic when I was a child Ha Ha. I mean, you can see the sixties all over the place.

The song translates

"With an angel's smile, Sor YE-YE serves God,
With a constant joy, Sor YE-YE serves God
with a look that calms you,
With a simple prayer
with a modern prayer
with a song in her voice.

In a little convent she teaches
how to do good and
The children squeal happily
when Sor YE-YE arrives."

Pretty innocent, but I loved this song and I loved the movie. The scene is where her friends from "the world" come to visit her (she used to be their vocalist.) She had recorded a song that got them into a contest and they are trying to convince her to go sing at the Festival di Sanremo to make money for the orphanage the convent runs.

Check out the guy with the long hair. So funny!

Note: YE Ye is a style of pop music popular in France and Spain and Mexico in the sixties. The music has influences of soul, rhythm & blues and pop.

Tuesday, January 29, 2008

VOY A PASAR LA VIDA


-Voy a pasar la vida
más o menos inútil,
más o menos poeta.
No habré tenido un hijo.
No habré sido magnate ni gerente de lucros,
ni albañil o mecánico.
Habré plantado unos contados árboles
y habré escrito unos libros,
muchas cartas,
hojas hijos al viento.


-Procura que la Gracia y la Ternura
llenen de vino nuevo ...
tu ánfora de barro.
Dios mide a su manera la eficacia.
Ama a todos los hijos de los hombres.
Di tus palabras como las semillas
que mueren pero brotan.
Haz de tu corazón célibe solo
un ambulante hogar desatrancado,
una lona de circo bullanguero.
Deja las digitales de tus pies peregrinos
como besos en llama solidaria
sobre la carne de la Madre Tierra.
Posa tus ojos, tibios ya de ocaso,
como lumbres de aceite, acurrucadas
en la vigilia universal del Tiempo.

Don Pedro Casaldaliga

Friday, January 11, 2008

El Misterio de la Paternidad Divina en Jeanne de Matel

Update: I might not be closing this blog after all, but I will not be posting as often. Do come back and check it from time to time. Meanwhile, may God bless you.

******************************************************************************

Buscando en los siente volúmenes de las obras completas de Jeanne Chezard de Matel encontré en una carta al Padre De Meaux, SJ, que ella no rezaba al Hijo y al Espíritu Santo sin rezarle al Padre Todopoderoso. A pesar de que la espiritualidad de Jeanne Chézard de Matel se centra en Jesús, el Verbo Encarnado, es, sin embargo, intensamente Trinitaria. Ella siempre ve a Jesús en relación al Padre y al Espíritu Santo y esto es bastante evidente en sus escritos. Al leer estos he podido encontrar muchas veces como en los relatos de sus visiones o conversaciones con Dios Padre, este se refiere a ella como “Hija mía,” y Jesús, El Verbo Encarnado, su modelo a seguir nos presenta al Padre como Abbá.

Esta experiencia me invita a una relación más intima con Dios como Padre. No sólo como origen primero de todo y autoridad trascendente sino también como el Padre que es al mismo tiempo bondad y solicitud amorosa para todos sus hijos. El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice que nadie es padre como lo es Dios y que Dios trasciende la experiencia humana de la maternidad y la paternidad pues Dios no es hombre ni mujer, es Dios. Pero de acuerdo a mi experiencia, que es solo la humana, si mis padres han podido amarme de tal manera, cuanto más no me amará Dios. Por eso tengo la confianza de acercarme a Dios y dirigirme a Él como mi Abbá, como mi padre.

Yo recuerdo perfectamente el día en que tuve conciencia de Dios. Mi abuela, mujer de una fe profunda me llevaba a la Iglesia (no éramos católicos) y un día, a la edad de cinco años, ella me habló de Dios. A mi corta edad yo conecté a ese Dios con el libro negro que ella leía sentada en su mecedora, con las oraciones que recitábamos antes de dormir, con las oraciones espontáneas durante el día y con la expresión: “¡Jesús de mi corazón!” Después vino todo un huracán de preguntas de mi parte. Una en específico recuerdo con mucho cariño, “¿a Dios se le habla de tú o de usted?” Mi abuela me respondió, “deja que tu corazón le hable como se sienta más a gusto.”

Por eso mi relación con Dios Padre nunca ha estado teñida de la piedad popular, de novenas o de oraciones previamente formuladas. Dios es mi Padre y me ama con la ternura de mi abuela. Eso siempre me ha traído consuelo en momentos de angustia.

Me gusta en especial el Salmo 103, 13: El Señor es, con los que lo honran, tan tierno como un padre con sus hijos. Y si pudiera añadirle al Salmista diría: “Y es tierno también con los que no lo honran.” La fidelidad de Dios no tiene límites. Una vez que confesamos nuestra fe en Él, Dios nos hace hijos suyos y no nos abandona nunca. ¿Puede una madre olvidarse de su criatura, dejar de querer al hijo de sus entrañas? Pues aunque ella se olvide, yo no te olvidaré (Is 49,15).

El Catecismo de la Iglesia Católica afirma que nosotros como cristianos somos bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y antes de eso confesamos nuestra fe en el Padre, y en el Hijo y en el Espíritu Santo. Precisamente al confesar esa fe recibimos la gracia de ser llamados hijos del Padre. (Juan 1,12) Jesús quien nos revela el Rostro del Padre (Juan 14,9) nos acerca a Dios de una manera íntima, nos lo presenta como su Abbá.

En el sur de Texas donde yo vivo, es muy común escuchar a la gente referirse a su padre como su Apá. Es una expresión de cariño, en cuanto que dirigirse a su padre como Padre expresa una lejanía rara en nuestra cultura. En mi oración al Padre no uso nunca la palabra Señor ni mucho menos uso su nombre, esto sería como hablarle a mi madre por su nombre, simplemente lo invoco como Padre.

Desde nuestra espiritualidad de la Encarnación, donde Jesús, El Verbo, nos revela al Padre (Juan 14,11) Jeanne nos enseña a conocer al Hijo para conocer al Padre. El Catecismo afirma que Jesús ha revelado que Dios es "Padre" en un sentido nuevo: no lo es sólo en cuanto Creador; Él es eternamente Padre en relación a su Hijo único, el cual eternamente es Hijo sólo en relación a su Padre: "Nadie conoce al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar" (Mt 11,27).

Como Hermana del Verbo Encarnado, quiero acercarme más al Hijo para poder acercarme al Padre pues ellos son uno. Nuestra madre fundadora me anima en mi deseo: A ti, hija mía, se te ha dado a conocer y recibir el reino divino. Nuestra sociedad viene a tu alma en su totalidad, porque el Dios todo bueno ama a quienes guardan su palabra. Yo soy la Palabra del Padre, y tú guardas mi palabra en tu espíritu, en tu corazón y en tu Orden, que es la mía, por habérseme consagrado y dedicado.

Que Dios me conceda la gracia de asemejarme al Hijo y que Dios sea siempre el Dios de mi corazón.


¡Alabado sea el Verbo Encarnado!

Saturday, January 05, 2008

Goodbye!


This post is only to announce that I will be closing down this blogging business. After much prayer, I have realized that I really do not have the time to keep on writing. It is true that I have deleted rude comments lately....but, that is not why I am ending it, it's more due to the fact that time to make vows is approaching and I have to get busier with the things of God (though the blogosphere would be a much better place if people were more respectful.) This will go on for a week and then I'm deleting it.
It has been a pleasure to read your comments and to share life with you. Thank you for reading and praying with us, the Sisters of the Incarnate Word and Blessed Sacrament.

I wish you all a wonderful year. May God shower his blessing upon all.

Praised be the Incarnate Word!